VOLUNTARIADO – 2019

Los voluntarios de la Fundación Multiópticas siguen sumando esfuerzos atendiendo a las personas más vulnerables de esta sociedad.

Provistos únicamente de buena voluntad y la mejor de sus sonrisas, otros dos grupos de empleadas de la Cooperativa acudieron a dos emblemáticas instalaciones que la Fundación Mensajeros de la Paz gestiona en Madrid. Nos referimos al comedor social de Villaverde Alto y a la Iglesia de San Antón.

El comedor social de Villaverde Alto dispone de plazas para menores y adultos, sirviendo nuestras voluntarias unas 70 comidas. El perfil de los usuarios de este servicio de comedor es de personas o familias que se encuentran en situación de precariedad a causa del paro y la crisis económica. El grupo colaboró con la preparación del servicio de comida (montaje, servicio en las mesas y desmontaje y limpieza) del comedor social de Villaverde Alto, una de las zonas de la capital más afectadas por el incremento de la pobreza en los últimos años, atendiendo a unas 100 personas aproximadamente.

La Iglesia de San Antón, el centro de acogida 24 horas de Madrid, constituye una de las apuestas más fuertes y personales del carismático padre Ángel para atender a personas sin hogar y que, recordemos, da cobijo a todo aquel que lo necesite independientemente de su religión, cultura u origen. El grupo avudió para ayudar en el servicio de 120 desayunos en la propia parroquia frecuentada por personas sin techo.

Los voluntarios de la Fundación Multiópticas viven la experiencia con mucha ilusión, pues saben que están dedicando su tiempo, esfuerzo y cariño a algo que merece la pena, en paliar la situación de precariedad en la que viven muchas personas y sus consecuencias sociales y personales.

Desde la Fundación Multiópticas, estamos orgullosos de todos ellos por sus valores humanos y su solidaridad, conscientes de que este tipo de acciones siempre suman en una sociedad en la que no se destinan recursos públicos suficientes a luchar contra la pobreza